TSMC ya es el principal fabricante de chips en el mundo

Comparte en

La compañía TSMC de Taiwán se ha convertido en el principal proveedor de chips, muy escasos y demandados.

Junto con sus empresas subsidiarias, tiene más de 51.000 empleados y sus chips se utilizan en informática, comunicaciones, automoción y en muchas otras ramas de la industria.

La empresa se encuentra en el medio de la disputa entre Estados Unidos y China, ya que esta última presiona por sus intereses sobre Taiwán, pero aún asi conserva una gran parte del mercado, sobre sus competidores.

En palabras de Chad Bown, experto en el mercado de los semiconductores del Instituto de Economía Internacional Peterson de Washington, “TSMC es la envidia de toda la industria”.

El inicio de TSMC

TSMC fue la idea de Morris Chang, un graduado en Ingeniería Mecánica del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts.

TSMC
Morris Chang

Tras 25 años trabajando para Texas Instruments, una compañía, también dedicada a la microelectrónica, decidió crear su propia compañía en 1987.

Chang decidió enfocarse en la especialización y su idea dio resultados positivos. Con apoyo del gobierno de Taiwán orientó su compañía hacia la producción de semiconductores .

Como explica Gun Woo, analista senior de gestión de capital de la consultora La Française, “compañías como Qualcomm, Apple o Nvidia solo diseñan circuitos integrados de semiconductores, pero normalmente no tienen los equipos ni las máquinas para hacerlos. TSMC sí los tiene. Hablamos de equipos muy caros y establecer una fábrica normalmente requiere una inversión de varios miles de millones de dólares, con el riesgo de que la tecnología quede rápidamente obsoleta”.

Esa es la razón del éxito de TSMC. Según Woo, “invierte en nombre de sus clientes y comparte con ellos su tecnología punta”.

Las razones del éxito

En una de sus escasas apariciones públicas, Chang recordó el 21 de abril que, cuando hace 30 años acudió a la multinacional estadounidense Intel en busca de capital para hacer realidad su proyecto, lo rechazaron de inmediato.

“Entonces Intel era el macho alfa que se burlaba de nosotros”, dijo Chang, que añadió: “Nunca pensaron que el negocio de la fabricación tercerizada sería tan importante”.

TSMC

Ahora Intel busca como volver a participar en este sector. En una reciente entrevista con la BBC, el jefe ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, reconoció que la compañía había caído en un “bache” en los últimos años, pero anunció que intensificará sus esfuerzos por recuperar el liderazgo perdido en la fabricación de chips semiconductores.

TSMC ha invertido en los últimos años grandes sumas en innovaciones como la tecnología del láser Extremo Ultra Violeta (EUV), que ha permitido producir semiconductores más sofisticados.

Woo explica que “al principio las máquinas eran muy lentas y, por tanto, el margen de ganancia muy bajo, por lo que pocas compañías quisieron comprarlas e incorporarlas en su proceso de producción, mientras que TSMC invirtió muy proactivamente en esta nueva tecnología”, lo que con el tiempo “ayudó a que sus clientes pudieran lanzar mejores productos”.

Un ejemplo es Apple, cuyos teléfonos comenzaron a utilizar el chip AP de TSMC y con eso logró una “ventaja competitiva”.

Decisiones como estas llevaron a TSMC a la posición de liderazgo que hoy tiene, en un contexto de pandemia de COVID .

Los chips, presentes en todos los dispositivos electrónicos de uso diario, se convirtieron en un bien cada vez más necesitado y escaso, hasta el punto de que varios fabricantes de automóviles sufrieron interrupciones en su producción por los problemas en la cadena de abastecimiento.

Este cúmulo de aciertos y circunstancias propicias han llevado a TSMC a convertirse en la decimoprimera empresa más valiosa del mundo para el semanario “The Economist” y en un activo estratégico para el gobierno de Taiwán, que ha hecho de la electrónica la base de su prosperidad.

El presente de los chips

Pese a todo, los analistas advierten algunos inconvenientes derivados de la geopolítica, que podrían perturbar el futuro de TSMC.

Según Rory Green, analista de TS Lombard, los semiconductores son hoy día “el nuevo petróleo”, el producto por el que rivalizan las superpotencias y mueve una economía y una sociedad cada vez más digital. Y como durante décadas sucedió con el petróleo, los chips se han convertido en un recurso clave en el que intereses nacionales.

Cuando el gobierno de Donald Trump anunció sanciones contra Huawei el pasado agosto, se temió que TSMC perdería una porción de sus ventas, al no poder seguir abasteciendo con sus chips al gigante chino . Sin embargo, esta caída en ventas fue suplantada por otros clientes importantes como Oppo .

Chad Bown sospecha que, en realidad, la “guerra comercial” entre Trump y Pekín terminó por favorecer a TSMC. “Mi impresión es que China temió que en algún momento podría interrumpirse el suministro, por lo que aumentaron en gran medida su stock de chips”.

Sea como sea, la reciente escasez de semiconductores ha llevado a muchos en Occidente a plantearse los peligros de un mundo en el que, según datos de la consultora Deloitte, un 60% de los chips se fabrican en Asia, principalmente en Taiwán y Corea del Sur, la primera especialmente expuesta a la amenaza de una intervención militar china, mientras que Corea del Sur, se ve constantemente amenazada por su rival del Norte. Un área muy inestable geopolíticamente.

Quizá por eso el presidente estadounidense Joe Biden ha lanzado un plan para subsidiar el desarrollo de una industria local con hasta US$50.000 millones y reducir así la dependencia de los proveedores asiáticos. Pero TSMC, con una gran visión , ha sido unas de las empresas beneficiadas y recibirá fondos federales para la apertura de una nueva planta que planea construir en Phoenix, Arizona.

También dirigentes políticos de la Unión Europea han expresado su deseo de incrementar su producción y evitar que sus fabricantes de automóviles tengan que volver a parar sus cadenas de montaje por la falta de semiconductores.

Rory Green cree que “el crecimiento económico y la importancia de la seguridad nacional, junto con la rivalidad de las superpotencias, causará probablemente una bifurcación en la cadena de suministro y dividirá la producción en un bloque chino y otro estadounidense”.

Intel es una de las compañías que quiere aprovecharse de la oportunidad del apoyo estatal para acercarse a TSMC. Lo dejó claro su presidente: “Tener el 80% del suministro en Asia, simplemente, no es una manera aceptable de ver esta tecnología crítica para el mundo”.

Pero quienes conocen el mercado y el proceso de producción tienen dudas de que los subsidios, por cuantiosos que sean, basten para desarrollar en pocos años las capacidades técnicas y productivas que hoy posee TSMC.

“China lleva mucho tiempo intentando ser autosuficiente y aunque el gobierno ha inyectado toneladas de dinero, sus instalaciones aún no pueden producir circuitos integrados de 14 nanómetros, que es una tecnología que va 5 ó 6 años por detrás de la de TSMC”.

El propio Chang señaló recientemente que “China no es aún un competidor” de Taiwán” y puso en duda que Estados Unidos logre ese objetivo en un futuro próximo. Los estadounidenses son líderes en el diseño, pero según Chang, “su dedicación a la fabricación está muy lejos de la de Taiwán”, ya que allí “manufacturar no es popular” entre los profesionales cualificados del mundo de la microelectrónica.

Woo concluye que “la política es importante para el negocio de TSMC, pero mucho más que eso lo es el razonamiento económico. Las tensiones políticas van y vienen, pero no pueden detener los avances técnicos y los beneficios económicos que resultan de ellas”.

“A los compradores les importa el rendimiento de sus teléfonos y computadores, y no las tensiones políticas”.

Fuente: BBC


Comparte en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA